Musafir, el sueño de llegar a Mozambique (parte 1)

Pareciera que todos los mochileros tienen un proyecto en mente ademas de viajar… el hacerlo en bicicleta, solo echando dedo (hitchhiking) para movilizarse, apoyándose económicamente tocando guitarra o muchas otras.. pero construir un bote durante 4 años con el fin de usarlo para navegar 2000 kilómetros durante 3 semanas con el objetivo de llegar hasta Mozambique? Ese nunca lo había visto, ni remotamente cerca. Es el tipo de historia de la quieres averiguarlo todo porque seguramente no la volverás a escuchar. La historia del Musafir.

Este es el sueño de Paolo, un italiano que ha logrado construir un bote de 21 metros de largo y 8 de ancho; y ha convencido a mas de uno para que se una a su fascinante idea…


El mismo día en que llegue a la costa de Kilifi en Kenya conocí el Musafir, un barco tipo doha (barcos árabes) de aspecto antiguo que se robaba la atención, contrasta con el entorno de tal forma que parece dominar todo el horizonte, su aspecto clásico, el hecho de estar anclado en este lugar algo lejano de puertos importantes y la presencia de personas trabajando en cubierta genera mas curiosidad de la que esperas sentir en una pequeña y sencilla playa. Decenas de locales nadan cerca al barco o se toman fotos aparentemente tratando de enfocarlo al fondo. Es el punto de reunión, el referente que hace única esta sencilla playa frente a tantas otras similares en los alrededores.


IMG_1403       IMG_1187

IMG_1399

Algunas tomas del Musafir

 

Alguien hacia estiramientos sobre la playa cuando llegue por primera vez, era Dario, otro italiano que se sintió atraído por el proyecto y quien me explico de que se trataba, con la calma del que ha respondido esta pregunta decenas de veces a viajeros curiosos como yo.

El Musafir ha estado en construcción por varios años, después de 2 años y medio partió de Kipini, un pequeño pueblo costero donde se construyo el casco y fue traído hasta Kilifi para ser terminado, lleva en este lugar desde finales de el 2014 y ahora es parte del paisaje, parte de la esencia de esta linda playa.

Después de un rato de conversación con Dario fue el mismo Paolo (creador del proyecto) quien se acerco a darme mas detalles del barco junto con la pagina web. Con 5 minutos de ver la pagina tuve suficiente para volver a la playa al otro día queriendo admirarlo y preguntar si aun era posible hospedarme allí, pues la pagina web mencionaba que lo habían usado como hotel en el agua (float hotel) durante las festividades. Ya no existía la posibilidad de hospedarse pero ahora surgía la posibilidad de hacer parte del equipo, ayudar a levantar esa mole de madera con capacidad para 20 personas.

 

IMG_1296

Paolo tuvo la idea junto con Louis (quien no se encontraba en Kenya a mi llegada). En la foto también se encuentra Lewis, uno de los colaboradores locales.

 

Tras algunos días de espera pase a ser parte de aquella comunidad que se encuentra haciendo realidad este proyecto, el cual al momento de mi llegada era compartido por otros 10 voluntarios de distintas partes del mundo.

Una familia formada por un proyecto en común que ya había recibido a decenas de personas, de las cuales se hablaba tanto que parecían estar aun presentes, un lazo mas fuerte que una amistad, que solo se crea tras vivir y compartir durante semanas con las mismas personas.

Ya conocía a la mayoría de voluntarios, pero la sensación de ansiedad desaparece muy rápido cuando ves el espíritu de confianza y cercanía que mueve a esta familia, la cena se comparte en platos comunales de donde todos comen al mismo tiempo, la costumbre Africana de comer con la mano no podía faltar y ayuda a crear un ambiente aun mas cómodo y social, pero no era esto lo que me movía, era la necesidad y la urgencia de poder subir y finalmente estar en el barco, mi experiencia en barcos es casi nula habiendo sido creado en la capital Colombiana, lejos de la costa.


IMG_1404

Un almuerzo en familia

 

La posibilidad de dormir en la cubierta de un barco podrá ser normalmente remota y costosa, pero ese día seria mi derecho por ser parte de el equipo, el nuevo hermano en la familia.


Remar a media noche hacia el barco con solo la luz lejana de un puerto y la sobrecogedora luz de la luna llena sobre las cabezas es una experiencia que aumenta la expectativa y esa sensación de fascinación y ansiedad. Solo se escucha el sonido de los remos avanzando entre el agua, esta es una zona de fotoluminiscencia y se puede ver como el agua se ilumina con cada remada, la brisa del aire es pura y con ese olor característico del agua del océano, en que se puede sentir la sal. No hay atmósfera mas adecuada para acelerar el corazón.

 

Hoy somos solo 3 durmiendo en el Musafir, Hilda de Kenya, Theo de Lithuania y este colombiano que hace cara de niño con juguete nuevo cuando subimos al bote, se ve enorme desde arriba! la larga cubierta (llena de objetos de construcción) se extiende por muchos metros hasta la elevada punta del barco, a su paso los postes en los costados soportan varios toldos temporales que protegen de la lluvia y del sol durante las largas jornadas de trabajo en el día … el barco se mece suavemente con la fuerza del viento mientras Hilda baja a tomar los colchones, sábanas, mosquiteros y almohadas. En cuestión de minutos estamos listos para dormir.

 

IMG_1349      IMG_1372

Mis ¨roomies¨ para la noche

 

IMG_1262

Una pequeña foto de la cubierta

 

Me toma casi una hora lograr dormir, la visión perfecta de la luna que se desplaza lentamente respecto al toldo sobre mi cabeza (a raíz del viento) da intenciones de no dormir para poder perpetuar el espíritu del momento. La sensación de máxima tranquila sumada con el ligero movimiento del barco finalmente logra relajarme hasta el punto de dormirme, mañana empezare mis actividades trabajando en el barco, mañana empezaré a sentirme parte de este sueño, el sueño de llegar a Mozambique.

 

 

Miguel Santamaría

Miguel Santamaría

Miguel es uno mas de tantos locos que renuncian a todo para viajar, la vida en el camino resulto mas atractiva que su trabajo como ingeniero de petróleos de vuelta en su natal Colombia. Ahora buscando nuevos destinos baratos y cautivantes, se encamino hacia el este de África, en donde espera estar algunos meses o años mas.