Castillo de Lord Egerton y crater Menengai, Nakuru – Kenia

Cual es la primera parada de nuestro viaje? La ciudad de Nakuru en el centro de Kenya, la cuarta más grande del país y el lugar donde obtenemos estadía gratis gracias a las amistades de Jackie (mi novia), después de estar meses enteros en el calor costero de Kilifi el frío de esta ciudad se siente con más fuerza que el cansancio después las 14 horas en el bus viendo una y otra vez los mismos vídeos musicales.

 

Hay varios lugares recomendados según los locales (y tripadvisor), el cráter del volcán Menengai, segundo cráter volcánico más grande de África (12 kms) es una de las paradas ¨obligatorias¨ de esta ciudad, específicamente la caminata hasta la cima desde donde se puede presenciar la inmensidad de este reconocido cráter.

 

La otra parada es el lago Nakuru, pero por tratarse de un parque natural nacional su precio (solo por la entrada) es de 70 dolares para ¨blancos¨, adicional a esto es necesario alquilar un auto pues es una visita tipo safari. No es una gran pérdida dejar de ir a conocerlo, sabiendo que a pesar de su belleza la variedad de animales que se puede observar no es la mas alta.

 

Tras un rato de frustradas negociaciones con las motos que pasan por enfrente nuestro, (mientras haya una persona blanca presente es difícil esperar precios justos) por fin encontramos a alguien que nos va a llevar hasta la entrada del lugar, esta tiene un precio de unos 8 dolares (6 para mi por ser blanco y 2 para mi novia local) e irónicamente resulta estar muy cerca de donde nos hospedamos, como típicos turistas ingenuos no teníamos idea que la entrada al cráter estaba a menos de un kilómetro de casa.

 

Inicialmente el recorrido es ascendiendo una montaña con un camino tan descuidado y en tan mal estado que me haría dudar de si realmente nos está llevando al cráter o si el conductor no nos entendió pa donde carajos íbamos.  Si no fuese porque ya pasamos por el puesto de control y pagamos la desequilibrada entrada le hubiera pedido que parar para preguntar.

 

IMG_2133

 

30 minutos después seguimos montados en la misma moto y seguimos pasando entre casas de lodo rodeadas por campos de maíz, toda la zona parece una típica área rural de Kenya, yo ya no siento el jopo y no se me cruza por la cabeza como pudieron poner la entrada al lugar tantos kilómetros antes de poder ver algo de interés.

 

 

 

 

Si no fuera por mi color de piel de seguro nos dejaban pasar sin cobrar, en esta zona deben vivir al menos unas 2000 personas que obviamente no tienen que pagan la entrada.

 

Después de unos 40 minutos de recorrido hemos llegado al tope de la montaña, aparentemente el conductor no nos entendió bien y nos evitó la caminada (que igual no hubiese sido muy interesante) llevándonos directo al final del camino, desde donde se puede ver lo masivo que es el cráter, a la distancia se pueden ver las montañas que confirman que no es un valle común y corriente.

 

20160518_102420

 

20160518_100425

 

El aire frío del lugar es suficiente para que se reanude la tos que tengo hace días, la cima no tiene mas de 100 metros de área, de los cuales una buena parte están ocupados por las tiendas de artesanías que nunca faltan en lugares que sean mencionados en tripadvisor, y por ende normalmente visitados por turistas blancos.

 

IMG_2134

IMG_2175

 

Algunas personas se acercaron para ofrecernos tours guiados, Jackie les responde en suajili, yo estoy despistado viendo algo que me transporta a mi vida de vuelta en casa, taladros petroleros… durante casi 5 años viví encerrado en ellos y ahora miles de kilómetros, y unas 30 horas de vuelo lejos de casa veo al menos 4 taladros enfrente mio, es raro encontrarse con algo que para los demás podrá no significar mucho, pero para ti se siente como un pedazo de casa.

 

IMG_2141

Después de algunos minutos de mi estupidización  rechazamos las ofertas de un tour guiado por el área y nos dedicamos a tomar fotos, alguien nos ofrece una caminata de unas 3 horas hacia unas cuevas cercanas y decidimos ir a buscarlas solos, pero después de un rato de caminata el camino ha desaparecido, la vegetación es cada vez más espesa y hace rato que no vemos signos de vida…se hace necesario regresar cuesta arriba en donde el conductor que nos trajo hasta el cráter ya está esperándonos en la entrada.

 

Los mismo 40 minutos descendiendo hasta la entrada, pero esta vez el trayecto lo empeora el constante chirrido de los frenos de la moto que seguramente no ha sido aceitada en meses, cada frenada nos deja muertos del susto… como si en cualquier momento los frenos fueran a salir volando con nosotros incluidos.

 

Son solo las 2 pm y queda suficiente día para visitar otro popular destino del área, el castillo de lord Egerton, en las afueras de la ciudad (extremo opuesto), el matatu (minibus) que tomamos nos deja en el punto equivocado y tenemos que hacer hitchhike y caminar unos 20 minutos hasta llegar al castillo… pero al final hay recompensa.

 

20160518_134809

 

20160518_151824

 

Un jardín muy bien conservado rodea al castillo, el cual se ve imponente por su buen estado de conservación y por no tener mas construcciones cerca, el guardia (muy amablemente) me cobra la tarifa de residente, acabamos pagando 800 shillings en total (600 para mi y 200 para Jackie) en vez de 2200.

 

IMG_2224

 

El guía nos lleva muy pacientemente a través de cada una de las muchas habitaciones del castillo junto a un grupo de 4 locales que no parecen muy interesados en conocer la historia del lugar y se van por su propia cuenta. Pero la historia vale la pena ser escuchada:

 

Después de que Lord Egerton propusiera matrimonio a su novia inglesa, esta le exigió un castillo digno de su estatus antes de aceptar su propuesta. Él entonces construyó un primer castillo y la trajo desde Inglaterra para que viviese en él …pero ella no quedó impresionada y se regresó a Inglaterra, Egerton re-diseño y amplió el castillo para convencerla de vivir allí, pero poco antes de terminar de construirlo ella se caso con algún otro millonario en Inglaterra.

 

Después de eso Egerton odio a las mujeres hasta el día de su muerte (no tuvo hijos), en vez de eso se dedicó a traer amigos y músicos desde Inglaterra e hizo fiesta tras fiesta en su castillo, además de eso fundó una universidad que hoy en día es muy respetada en Kenia.

 

20160518_140037

 

Dejó un legado que hasta el día de hoy lo hace muy recordado en este país, se puede decir que se repuso bastante bien al rechazo de su exnovia, a la que seguramente nadie recuerda!.
.                               IMG_2235     IMG_2251     IMG_2254

 

 

Puede que la mayoría de habitaciones están desocupadas, pero en realidad el lugar se encuentra muy bien conservado, decenas de empleados se encargan de mantener el césped y habitaciones en perfecto estado. Es un lugar enorme con decenas de habitaciones. Queda muy claro que estaba pensado para que Lord Egerton viviera toda su vida hay… Inclusive hay un área entera con habitación, guardarropa y baño diseñada para aquel hijo que esperaba tener con su novia y que nunca llegó.

 

Ya acabando el tour nos encontramos con una última sorpresa, una pareja de llamas traída directamente desde Perú para algún proyecto de la universidad Egerton. Tras salir de la última de incontables habitaciones las llama nos están esperando en el césped.

 

20160518_143832

 

Casi como burlándose de los visitantes las dos suben las escaleras y se dirigen directamente a donde estamos ubicados. Como el espacio es tan reducido y nos bloquean la entrada no hay escapatoria y nos quedamos atrapados rogando por nuestra vida… (podrán ser inofensivas pero miden como 2 metros y dan miedo para rato).

 

Es hora de irse después del ataque de las llamas psicópatas, de unas 2 horas de recorrido y de prometer enviarle las fotos a mi guía (cosas que nunca hice porque perdí el papel con el correo), ya llevamos unas 10 horas caminando en la cima de montañas, senderos desgastados, carreteras casi abandonadas y castillos llenos de historia.

 

Tras visitar Nakuru quedan algunos días más explorando el último bosque tropical de Kenya y llegando a la cima de un volcán abandonado, antes de dejar Kenia (al menos temporalmente) y poner un pie por primera vez en Tanzania, hogar del parque nacional Serengeti, del monte Kilimanjaro y mil otros lugares que llaman a ser explorados.

 

Miguel Santamaría

Miguel Santamaría

Miguel es uno mas de tantos locos que renuncian a todo para viajar, la vida en el camino resulto mas atractiva que su trabajo como ingeniero de petróleos de vuelta en su natal Colombia. Ahora buscando nuevos destinos baratos y cautivantes, se encamino hacia el este de África, en donde espera estar algunos meses o años mas.