Cruzando la frontera entre Uganda y Kenia

Tras 3 meses en Uganda (la mayor cantidad de tiempo que he pasado en cualquier país desde que empecé a viajar) era hora de pasar a Kenia y seguir explorando la costa este del continente. Mi visa se ha acabado y las ganas de aprender a hablar swahili siguen en pie.

 

Teniendo en cuenta mi última experiencia en un aeropuerto, es normal que esté asustado al cruzar la frontera (así sea sin fundamento), mientras voy en el minibus mi cerebro se inventa mil escenarios posibles en donde las cosas pueden salir mal, especialmente porque la keniana con la que he salido las últimas semanas siempre me recuerda lo ¨avispados¨ que son los kenianos.

 

Wow, are you colombiano? – dice el agente de aduana con sorpresa al ver el pasaporte – i read about your country back in school! (leí acerca de tu país en el colegio!).

No recibimos muchos colombianos por aquí! – dice sonriendo – bienvenido a Kenia, viajero colombiano.

 

Afortunadamente mi proceso de salida de un país y entrada al otro no pudo ser más fácil, el pago de visa y todos los trámites relacionados no tomaron mas de 20 minutos. Una pagina mas del pasaporte usada, una nueva visa, nuevos billetes y 90 días para explorar el país son mi bienvenida a Kenia.

 

3d rendered and waving flag of kenya

Mi nuevo hogar      

 

No he caminado mas de una calle en mi nuevo hogar y ya veo una diferencia, puede ser sugestion mía pero los conductores de moto y los acompañantes de bus no parecen tan molestos como en Uganda, no insisten tanto y en general no parecen tener tanto afán de dinero.

 

Me subo en un bus con buen precio y observó las aldeas por el camino, el cambio de país viajando por tierra es en mi opinión una de las experiencias más curiosas durante un viaje, así las culturas sean parecidas las diferencias se pueden notar fácilmente en pequeños detalles. Las construcciones están pintadas con publicidad de empresas nuevas, algunas tiendas llevan nombre en swahili y las personas ya no andan descalzas, los niños ya no usan prendas viejas y rotas, las casas en las aldeas ahora tienen techos y las paredes externas están reforzadas con cemento.

 

Malaria-Maseno-University

Uganda-small-round-mud-hut

Diferencia entre las casas tipicas en los 2 paises (arriba Kenia y abajo Uganda)

 

Las aldeas en Uganda son casi todas iguales!, por un lado los conductores de boda (mototaxis)  esperan aburridos algún cliente, detrás de ellos no es raro ver uno o varios vendedores de chapati (tortilla de maiz), asi como de yuca, papas fritas, pollo o maíz al carbón, además de varias tiendas construidas en madera desigual vendiendo tarjetas de recarga o cargando dinero para celular.

 

La mayoría de construcciones no superan los 3 metros cuadrados y están pintadas por todos los lados con publicidad de distintas marcas, ya me se los típicos colores de las empresas de telefonía celular mtn, africell y airtel entre muchas otras.

 

uganda-iii-25

uganda3

Típicas fachadas de edificios en Uganda

 

Del otro lado de la calle es común ver algunas mujeres en el suelo sentadas sobre mantas, las cuales también tienen frutas o vegetales. Pacientemente esperan algún cliente, la misma rutina de todos los días. Una rutina a la que todos se acostumbran, incluyendo al viajero. Desde el momento de mi llegada a Uganda llegue a ver al menos unas 100 aldeas!!

 

No mucho tiempo después de empezar el recorrido hacia la ciudad de Kisumu, un soldado alto, fornido y un poco estresado por el sol detiene el vehículo, hace algunas preguntas al conductor y me observa sentado en el puesto de adelante, me pide el pasaporte y le pide al vehículo orillarse. A esto se refería mi novia keniana con la inteligencia de los locales?

 

El bus dura unos minutos detenido por mi culpa, que estresante es tener el pasaporte lejos de la vista, contengo el impulso de bajarme a preguntar si todo esta bien, mejor quedarse quieto y esperar. Un momento después otro policía se acerca y me entrega el pasaporte, nos da via libre y continuamos el camino. Ya veía un poco raro haber cambiado de país sin tener asi fuese un susto menor.

 

Entonces viene el estrés de llegar a la estación de bus y ser rodeado por gente buscando una forma de generar plata a costa mía, pero compruebo mi impresión inicial de la diferencia entre los dos países puesto que solo se acercan uno o dos conductores de moto a ofrecerme transporte, solo hace falta rechazarlos una vez para que vuelvan a sus motos a esperar clientes.

 

Negocio otra moto a la salida de la estación, y por el camino noto que Kisumu es mucho más moderna que la mayoría de Uganda, se nota que hay más plata, centros comerciales, cafés y bares con estilo occidental donde no solo se ven blancos. Además de eso los niños no se sorprenden al verme pasar por las calles alejadas del centro de la ciudad.

 

Aca hay muchos más blancos que en Uganda, nadie se sorprende al verme pasar y ya no es necesario saludar al pasar, mi estatus tipo celebridad se quedó en el ultimo pais, este pais es un nuevo capítulo de la historia y tengo 3 meses para escribirlo.

 

Miguel Santamaría

Miguel Santamaría

Miguel es uno mas de tantos locos que renuncian a todo para viajar, la vida en el camino resulto mas atractiva que su trabajo como ingeniero de petróleos de vuelta en su natal Colombia. Ahora buscando nuevos destinos baratos y cautivantes, se encamino hacia el este de África, en donde espera estar algunos meses o años mas.

  • Anónimo

    Hola hijo. Espero que disfrutes y conozcas mucho en estas nuevas latitudes. Sigue contándonos tus vivencias enriquecedoras.

    • miguel

      Muuuchas gracias por el comentario, seguire escribiendo con mucha disciplina!!