Igongo, visita obligada en Mbarara – Uganda

Fue decepcionante llegar a la ciudad de Mbarara y ver lo limitadas que son las opciones turísticas en el lugar, es una constante en Uganda el tener pocos lugares como parques o museos no solo para turistas sino también para locales. El centro cultural Igongo es la salvación para el turista que quiere aprender algo de historia local.

Tras prometerme al segundo día de mi llegada que iría temprano caminando hasta el centro cultural (único lugar interesante en Mbarara – Uganda) me desperté sin mucha actitud, una hora de pereza y enchonche después seguía en mi habitación buscando una excusa para no ir.

Finalmente me entró el necesitado impulso de mover el trasero, hacia las 10:30 a.m. salí de la posada donde me hospedo (no existen hostales en esta ciudad) con dirección a Igongo, unos 10 kilómetros me separan del objetivo, dos horas de camino según google maps.

Con el rayo del sol de medio día listo para fastidiar empiezo a caminar, ayer no me di mucho tiempo para deambular pero esta ciudad parece distinta, es un punto medio entre Mbale y Kampala (capital de Uganda), con algo de sensación de pueblo y de ciudad a la vez.

 

Puede que esté hospedado es una de las mejores zonas pues a mi alrededor entre valles y montañas cada una más verde que la anterior se ven decenas de casas amplias y rodeadas de jardines, la mayoría parecen recientemente construidas.

Menos de 2 kilómetros después de salir de la posada ya estoy al borde de un bosque a un costado y una montaña con casas repartidas por todas partes en ese mar de colores verdes tan común en el oeste de Uganda.

 

IMG_0241-900x675

IMG_0244-900x675

Paisajes saliendo de Mbarara

 

Hay muchas más estaciones de mototaxi (boda boda) de lo normal y cada 100 metros grupos de 6 o 7 conductores me gritan o hacen señas para llevarme a donde sea que vaya, con sobrecargo por color de piel seguramente.

 

¨ El presidente de Uganda, Yuseri Museveni es originario de este área al igual que buena parte de su gabinete, después de 30 años en el poder (que seguramente se seguirán alargando por alteración de las urnas de votación) han sido abundantes los recursos que se han destinado a este distrito. ¨

 

Los carros pasan a toda velocidad aprovechando que las carreteras en esta zona están en perfecto estado, contrario a las demás partes del país que he conocido, seguramente otro efecto del apoyo presidencial.

Afortunadamente el día esta totalmente despejado, uno de los mejores días de las últimas semanas. Sigo caminando a mi ritmo (más lento que un zombie), cada tantos metros una moto se detiene a ofrecerme transporte, un niño de unos 15 años que anda en bicicleta también me ofrece llevarme por una modesta suma.

Mientras camino, pasa por encima pasa un ave que aterriza en un prado del otro lado de la carretera, se trata de una ¨grulla coronada¨, el ave nacional de Uganda y la primero que he visto personalmente.

 

IMG_0253-900x675

Grullas coronada matando el tiempo.

 

Termino de recorrer la ruta indicada por la aplicación, pero tras mas de 2 horas de marcha y haberme tomado toda el agua compruebo con frustración que google maps no tiene idea de donde queda Igongo, en el lugar marcado en el mapa solo veo una de tantas escuelas primarias, repleta de niños jugando en el patio, muchos de los cuales se detienen al verme pasar y empiezan a gritar o hacer señas para saludar.

Una moto me lleva cerca de dos kilómetros más adelante, donde realmente está el museo…. y valió la pena las horas de espera para llegar, el lugar es mucho más grande de lo pensado, muy organizado y un tanto lujoso.

 

IMG_0261-900x675

Entrada del centro cultural Igongo

 

Muy cerca de la entrada se encuentra esta estatua con las mismas grillas coronadas que había visto unos minutos antes, en casi dos meses en el país nunca las había visto y ahora me encuentro con una estatua en su honor.

 

IMG_0263-900x675

Grulla coronada, ave nacional de Uganda

 

Este lugar es ahora un complejo con restaurante, tiendas de regalos, zona de eventos y un hotel muy elegante con menos de un año de inaugurado.  Tomo las fotos de rigor y una que otra selfie en los jardines antes de ir al museo, plato fuerte del recorrido.

El tour por el museo es acompañado de una guía local, experta en historia de las tribus del área y capaz de hablar no menos de 4 idiomas como es común en tantos otros Africanos. Unos 100 kilómetros más arriba de donde me encuentro el idioma es Tooro, además de eso en el lado este están luganda, luguizu, luguezo, swahili y decenas de idiomas más hablados por todo el país, esos son los nombres que memorice apenas.

El nombre del idioma de las tribus de esta zona del oeste y aun hablado como idioma principal es Uñaankare (unos 3 días me demore en aprender el nombre).

A pesar de hablar muchos idiomas, es común que los Ugandeses hablen entre ellos en inglés, porque no pueden entenderse entre ellos mismo cuando hablan sus lenguas tribales!

 

IMG_0269-900x675

Museo de Igongo

 

La historia de la zona está llena de cultura y tradiciones locales, algunas envidiables como la costumbre de sentar a los niños al pie de uno de los ancianos que les cuenta historias mientras la comida está lista, y algunas impactantes como la tradición de enterrar vivas o empujar desde un barranco a las mujeres que se embarazan por fuera del matrimonio. La mayoría de estas tradiciones ya se encuentran desaparecidas o muy reducidas (como la costumbre de hacer cerveza con bananos).

 

Una de las historias (la que mas me impacto) es acerca de una gran guerra entre las dos tribus mas grandes del área, hace cientos de años, 4000 personas murieron luchando….por una vaca.

Las vacas en este área son muy respetadas (especialmente en el pasado) por ser sinónimo de riqueza, fuente de alimento, y fuente de cuero. Una de las vacas era reconocida por ser muy grande e imponente, daba enormes cantidades de leche y su dueño era el líder de una de las tribus.

El jefe de otra tribu envió dos guerreros para robarla y el dueño original envió a todo su ejército liderado por ¨Mugula ya Butaho¨, un enorme soldado que nunca había perdido una batalla.

 

IMG_0299-768x1024

Mugula ya Butaho 

 

2000 soldados murieron en cada lado (todo esto es una historia real), al final la bendita vaca fue regresada y en su honor existe un monumento en la entrada del museo.

 

IMG_0330-900x675

Ninguna vaca fue lastimada en la creación de este artículo (solo unos cuantos miles de soldados)

 

Tras salir del museo la guía me lleva a dos grandes chozas hechas a imagen y semejanza de las de hace siglos, el diseño está casi desaparecido en la actualidad por la falta de materiales, no es tan fácil conseguir los árboles necesarios para la construcción.

 

IMG_0305-900x675

A la izquierda, choza tipo agricultor y a la derecha, choza tipo ganadero

 

La sensación al entrar a el hogar tipo agricultor es muy distinta a la esperada, la choza está muy bien organizada y es mucho más fresca que las que he visto previamente, casi pareciera lujosa, los tapetes de cuero, los distintos materiales en las paredes, heno mezclado con cuero para las camas, mesas para ubicar utensilios de comida, zona de cocina bien organizada y zona de animales como cabras o gallinas separada también. Realmente eran tan organizadas?

Seguramente es una versión mejorada hecha por Igongo con el fin de mostrar a turistas, pero igual reconozco el buen diseño, es más impresionante al saber que se tomaban solo tres semanas en construir la totalidad de la casa.

 

IMG_0316-768x1024

IMG_0310-900x675

Interior de la choza tipo agricultor

 

 

La choza tipo ganadero es muy parecida a las que se ven en películas de vikingos o de militares romanos, un solo espacio circular sin paredes internas, solo una división detrás de la cual se encontraban las camas,  tapetes de cuero en todas partes, multitud de vasijas para guardar cerveza o leche y zona de cocina en una esquina.

Definitivamente no es la vivienda rústica desordenada que uno se imagina, pero me queda la duda de si están exagerando el orden y diseño para impresionar al turista y motivar a tomar mas fotos (yo tome unas 30).

Este tipo de casa  se construían en dos semanas porque eran muy nómadas – indica mi amable guía justo antes de alejarse, dando fin al recorrido.

 

IMG_0318-900x675

IMG_0319-900x675

Choza tipo ganadero, construidas en 2 semanas

 

Después, un excelente almuerzo tipo buffet y un paseo por el hotel de Igongo pidiendo que me mostraran las habitaciones (no tengo ningún plan para el resto del día y tiempo de sobra), invento que tengo pensado traer a mi esposa y dos hijas y quiero conocer bien las habitaciones (aunque seguramente la pinta de mochilero me delata)  

En realidad el precio de una sola noche en la más sencilla vale mas que mi cámara o celular, le indico al empleado que estaré en contacto mientras tomo una tarjeta con el numero de teléfono.

 

Yes please, no problem. You are most welcome – responde con una sonrisa, no recuerdo su cara pero no se me olvida que habla 6 idiomas locales además de ingles.

 

Más fotos y más selfies antes de irme, esta vez no pienso caminar de vuelta, ya justifique mi día y los tres platos que me comí en el buffet me sugieren volver pronto al hotel por si acaso. Una moto por 3000 shillings (menos de 1 dólar) y 20 minutos después llego a mi habitación, un rato después empieza la lluvia que dura varias horas…

Miguel Santamaría

Miguel Santamaría

Miguel es uno mas de tantos locos que renuncian a todo para viajar, la vida en el camino resulto mas atractiva que su trabajo como ingeniero de petróleos de vuelta en su natal Colombia. Ahora buscando nuevos destinos baratos y cautivantes, se encamino hacia el este de África, en donde espera estar algunos meses o años mas.

  • Guillermo Santamaría S.

    Muy interesante este relato que haces con lujo de detalles. Qué envidia. Ojalá podamos ver esas fotos.

    • miguel

      Don Guillermo!, gracias por el comentario. Que bueno que te haya gustado, claro que podrán ver todas las fotos y muchas mas 😀