Andando en bicicleta por Jinja – Uganda

Son las 10 de la mañana de un viernes en Jinja – Uganda y el día tiene toda la pinta de ser un día tranquilo, el sol se asoma en el horizonte, la brisa fresca y el aire libre de contaminación ofrecen una apacible mañana.

Hoy seguramente me la pasaré todo el día leyendo, viendo alguna serie online (si el horrible wifi de todos los hostales del país lo permite) y charlando con los nuevos huéspedes que puedan llegar.

 

De repente se acerca “Nash”, un empleado del hostal, con un gran peinado afro y me informa que puedo compartir un tour en bicicleta por toda la zona  junto con una ciudadana norteamericana para ahorrar gastos. Nash es el típico personaje del que todo el mundo quiere hacerse amigo. Le agradezco el consejo, alisto todo y me preparo para un tour de 4 horas, apenas para volver al almuerzo.

En algunos minutos llega Ryan. Como todos los Ugandeses que he conocido hasta ahora, tiene nombre occidental. Salimos del hostal y en cuestión de minutos ya estamos en una minúscula aldea, pasando entre pequeños caminos y casas hechas en greda.

 

img_20150911_1039171-1024x576

Nash nos ajusta y enseña a usar las bicicletas antes de partir. Ryan observa desde el fondo.

 

El aire es muy puro tan lejos de la civilización, se alcanza a oler un poco el humo del fuego que utilizan para preparar el almuerzo. Similar a todo pueblo colombiano todos sus residentes se encuentran sentados en la entrada de sus casas viendo pasar el día.

Ahí es cuando pasa por primera vez lo que será el factor común del día… algunos niños de unos 6 o 7 años gritan a todo pulmón : Muzunguuuuuu (el término para referirse a los blancos en luganda, el idioma local). Inmediatamente volteo a mirar y saludo con la mano, toda la familia responde despidiéndose mientras los niños siguen diciendo cosas que nunca podré descifrar.

Tan solo después de unos 30 minutos ya he perdido la cuenta de a cuántos niños he saludado, en estas pequeñas aldeas es muy poco común ver personas blancas. Al terminar el día y hacer la cuenta creo que vi al menos 2000 personas, de las cuales solo 4 eran blancas.

 

Lo que más disfruto además del saludo es ver los vestidos coloridos de las mujeres y de algunas niñas, de colores brillantes y muy llamativos. Los hombres y niños en contraste usan ropa normal, muchos van sin camisa y muchos más sin zapatos. Con mi compañera de viaje comentamos que muchas de las mujeres que cruzamos parecen como si se dirigieran a una boda o algún evento importante, pero estos llamativos vestidos son simplemente la ropa de todos los días para muchas en Uganda.

Seguimos pasando una pequeña plantación tras otra, café, piña, maracuyá, papaya. Ya son las 12 y a pesar de la brisa y la sombra se empieza a sentir el calor. Ryan interrumpe mis pensamientos mientras me deleito imaginando un jugo helado de alguna de esas frutas… ¨so you are colombian huh? we know colombians are good for¨…. y con algo de vergüenza hace una seña con sus dedos pasandolos por su nariz…… ¨foooor drugs!¨

 

La mayoría del planeta empieza a pensar que Colombia es mujeres hermosas, buen café, frutas deliciosas, salsa, fiesta o gente amable. África parece estar alejada de esa realidad.

 

¨No, we are not¨… respondo tratando de ocultar la molestia… le explico que es un pasado oscuro y molesto, no hace falta indicarle que no me gusta hablar de eso, ya está implícito en el tono de voz…. después de escuchar eso tantas veces desde que empecé a viajar, no me molesto en responder mucho cada vez que alguien lo pregunta o que alguien me dice en broma… ¨so, have you got coke on you?¨ ( y traes coca contigo? ) esperando romper el hielo con algo de pésimo humor.

Vuelve a mi pensamiento una bebida fría y refrescante pero me encuentro con algo mas previsible: mzuuuuuungu hello! esta vez son al menos 10 niños que se ríen y empiezan a correr al lado de nosotros, mi compañera estadounidense de viaje se ríe y saluda… yo saludo y repito Hello! bye! mil veces, mientras no paro de pensar cómo pueden correr más rápido que yo si yo soy el que va en bicicleta? Parece que el calor ya me esta empezando a noquear.

 

Frente a nosotros solo se observa un largo camino totalmente cubierto por ese polvo asfixiante que me tiene tosiendo hace varios días, todo parece tener ese mismo color amarillento, excepto los radiantes vestidos de algunas mujeres a mi alrededor.

Por fin dejo el ego a un lado y le pido a Ryan que tomemos un descanso. Me tomo 2 jugos de mango en segundos y como algunos muffins caseros, es todo lo que pude encontrar en la tienda (la única con bebidas frías en la zona, según me entero después). Llevamos 3 horas en bicicleta y mi guía me indica que vamos a hacer un pequeño ascenso a un mirador. Yo paso saliva y me pregunto si ya estaremos llegando a los 40 grados.
 

Mi físico de mochilero parrandero que no presta mucha atención a la salud se manifiesta con la misma intensidad que las 3 niñas de unos 4 años que gritan a todo pulmón mientras bailan: a muzunguuu bye bye byeee!!, varios metros mas adelante observo como siguen bailando y no paran de saludar hasta que me pierden de vista.

Como era de suponer no logro llegar al mirador, sigo intentado a veces caminando con la bicicleta a mi lado, el mareo ya me tiene peor que 3 botellas de guaro durante el San Pedro en Colombia. A mi lado pasa un anciano llevando sobre la bicicleta al menos unas 10 tablas para una cama, oculto mi vergüenza tomando fotos…

Frente a mí se extiende lo que esperaba ver hace un rato. A lo lejos se observa el lago Victoria con sus calmadas aguas, alrededor casas coloridas rodeadas de verde en todas las direcciones, un pequeño valle lleno de árboles, arbustos y plantas. El refrescante aire frío es un premio al esfuerzo realizado y por un momento me permite olvidarme de la frustración de no lograr el ascenso.

 

img_20150911_143539-1024x576La vista del pueblo, al fondo se observan las tranquilas aguas del Lago Victoria.

 

Tras esperar durante algunos minutos que mis compañeros bajen triunfantes de la cima, iniciamos el descenso. A la llanta de Ryan se le escapa el aire y tras unos 40 minutos de espera la bomba para inflar el repuesto sigue sin funcionar. Yo encuentro algo de sombra y estiro un poco las piernas. La gringa me cuenta que lleva haciendo ciclomontañismo muchos años y se ríe tranquilamente.

Tras un buen rato de haber bajado al pueblo logran arreglar la bici de Ryan y empezamos a andar por la carretera, mientras tanto mi compañera de aventura me hace caer en cuenta de algo, no se ven perros en ninguna parte. En mi tierra querida me habrían ladrado tantos perros como personas me han saludado al pasar aquí. Solo se ven cabras, a veces amarradas en las casas o a veces merodeando entre las pilas de basura que se ven en muchas esquinas de cada pueblo.

Esperamos pacientemente el arreglo de la bicicleta junto a un parqueadero de motos, o como son conocidas en Uganda, boda bodas. Son el tipo de transporte público más común del país y causan la gran mayoría de accidentes, son además consideradas muy peligrosas.

 

Llevan este nombre porque se originaron de la necesidad de llevar personas entre fronteras (border to border, boda boda)  de los países sin la necesidad de hacer el típico papeleo requerido al atravesar fronteras con un vehículo.

 

img_20150911_154045-1024x576

Esperando el lentísimo arreglo junto a una estación de boda boda.

 

40 minutos después llegamos a Ripon, un pueblo pesquero, lleno de pequeñas casas cubiertas de polvo, todas hechas en maderas desiguales, los espacios entre casas son tan pequeños que solo una persona puede pasar a la vez.

Seguramente no viven mas de 100 personas en este tranquilo caserío. Los pocos residentes que vemos se juntan cerca a la costa, recibiendo la fresca brisa que trae el Río Nilo, mientras ríen jugando dominó o lo que parece ser parchis español (un hermano lejano del parqués colombiano). Algunos toman agua, en Uganda una persona tomando cerveza durante el día es considerado un borracho o un pernicioso, sin importar la ocasión. 

Un bote nos llevará a conocer el punto fuerte del paseo: el punto exacto donde nace el rió Nilo,  aun considerado por muchos como el rió más largo del mundo. Subimos las bicicletas al bote y ruego que no me vaya a dar un calambre porque ya lo siento venir.

Zarpamos y en algunos minutos nos hemos encontrado con decenas de botes pescadores, usan las mallas igual que en Colombia. Por un momento me siento paseando por el Amazonas imaginando que un delfín rosado va a aparecer de la nada.
 

partiendo de Ripon

Partiendo del pequeño puerto pesquero de Ripon

 

Llegamos a un remoto punto con un aviso en azul y algunos kioscos en un diminuto islote, el aviso dice simplemente: source of the Nile. El alegre conductor del bote (quien lleva una camisa de los All Blacks de Nueva Zelanda, puesto que el rugby y el fútbol se pelean la popularidad en estas tierras), me indica que en ese punto donde se ven cientos de burbujas es de donde brota el agua del suelo que da vida al Nilo. Aunque se consideran que son muchos los puntos donde nace el río Nilo, este es uno de los mas conocidos.

Algunos minutos después llegamos al puente del que ya me habían advertido, no se deben tomar fotos. Aparentemente éste y el puente que le sigue, junto con la presa que protege son orgullo de la zona y temen ataques terroristas. Se observan militares con rifles cuidando.. ¨if you take a picture you may go to jail¨ (si tomas una foto te pueden enviar a prisión) , me indica mi guía. No me arriesgo obviamente, pero ya me han comentado muchos otros viajeros que te llevan a la estación de policía solo para que los sobornes y ahí mismo te dejan ir.

Nos alejamos de nuevo y cientos de metros más adelante tomo una foto del puente para no quedarme con la espina. Atravesamos varios pueblos más, esta vez más polvorientos y mucho más grandes que los anteriores, ya no hay niños en las calles, ya nadie nos grita de emoción. Los 15 minutos de fama se han acabado por el día de hoy.

    

el puente prohibido

IMG_20150911_170746

Arriba: el puente del que no se puede tomar fotos, a la distancia 

Abajo: Source of the nile

 

Cuando siento que ya no puedo mas del cansancio, la sed, el hambre y el dolor tan hp en el…. Veo una imagen más hermosa que los niños sonriendo y gritándonos en la calle, o que la multitud de ugandesas sorprendentemente lindas que he visto hasta ahora; veo un aviso que dice ¨Explorer backpackers, welcome!¨

Devuelvo la bicicleta con la misma alegría con la que pido una hamburguesa con tocino y huevo junto con una merecida cerveza Nile Special (como el nombre del río, no podría llamarse de otra forma).

Son las 9 pm y el cansancio persiste después de la ducha, parece que hoy no hay más huéspedes en el hostal, lo cual me da tranquilidad, una cerveza y una invitación a irse de fiesta (que sin duda aceptaría) es lo que menos quiero en este momento…. mi carpa me espera con brazos abiertos y seguramente alguno que otro insecto.

 

Miguel Santamaría

Miguel Santamaría

Miguel es uno mas de tantos locos que renuncian a todo para viajar, la vida en el camino resulto mas atractiva que su trabajo como ingeniero de petróleos de vuelta en su natal Colombia. Ahora buscando nuevos destinos baratos y cautivantes, se encamino hacia el este de África, en donde espera estar algunos meses o años mas.

  • Mi perrenque favorito

    Eres GRANDE!! y por eso estas ahí. Cumple tus sueños y no pares de pedalear,pprque las Anclas no son para triunfadores! Adelante Amor. Te adoro

    • que lindaaa, te adoro mas. Gracias por el mensaje. Te quedo debiendo algunas fotos =D.

  • Gabriel Narvaez

    MiGay Arturo Santamarica xD,

    Para no contrastar tanto el lenguaje técnico usado en la espectacular, colorida, vívida y apasionada narración, me permito escribir lo siguiente:

    Qué retrochimba parcero! Una pvterí@ esa gaver, no me resta mas que felicitarlo porque realmente se nota que está “living the dream”

    Las mejores nea, cuídese las tapas, un abrazo.

    PS: I’m gonna be a Dad :0

    • jajajajaja interesante, motivante y ampliamente apreciado tu comentario amigo. Puedo ser decente en ocasiones! jajaja.
      Gracias por el comentarios, saludes a la gente por allá.

      PS: CONGRATS!! pongalo a pasear desde chiquito, y pase lo que pase no deje que se convierta en el papa!!

  • JL

    Y bueno…….. No conocia tus dotes de escritor, solo debo hacer algunas sugerencias para tu proxima publicación, todo la demas es la vida y que bueno que hagas parte de ella. Un abrazo.

    • Tus sugerencias siempre son recibidas como ya sabes. Un abrazo mas grande, gracias por leer y por el comentario

  • DashCol

    Full experiencia, ojala no pierda el impulso y publique muchas más cosas

    • Voy a procurar no perder el impulso, seguiré posteando cosas. Lo que importa es que su esposa lo deje leerlas jajajajajaja.

  • Diego Tomas Corradine

    Santa, no conocia esas dotes de escritor y cronista, pero lo haces muy bien y veo, por lo que leo, que te estas dando un pequeño paseo con vivencias irrepetibles y me corroe la cochina envidia. Disfruta de esas tierras, esos paisajes, los colores y su gente. Un abrazo de tu ex jefe de tropa scout y hermano mayor.

    • uyyyy el profe de profes, muchas gracias por leer el articulo y por los comentarios de apoyo. Ojala sigas leyendo los proximos articulos que espero seguir poniendo jejeje

  • Que la verga todo lo que está viviendo!

    Saludos y siga escribiendo.

    Loriquero

    • uyyy el mismisimo loriquerooo. Que tal todo? gracias por leer parceiro.

  • Daniela

    Me lo imagine todito! Seguiré con las otras historias …